¿Qué es una compañía start up?

El sueño de cualquier emprendedor, especialmente del que tiene poco capital para invertir, es lanzar una start up. Algunos de los casos de éxito más rutilantes en los últimos años son precisamente compañías de este tipo. ¿Pero qué son realmente? ¿En qué se diferencian del resto de nuevas empresas? En este artículo te lo explicamos.

Principales características de las start up

La característica definitoria de una start up es su capacidad de crecimiento: no hay un parámetro exacto para medir este crecimiento, pero algunas de estas compañías llegan a crecer un 5% mensual, una cifra muy elevada.

Otro rasgo distintivo de las start up es su naturaleza innovadora. Estas compañías deben ser originales, sorprendentes, capaces de dar un servicio novedoso y único hasta ese momento.

También define a las start up su factor riesgo: al tener un importante caracter innovador, es muy probable que no despunte demasiado por no convencer a los consumidores. Sin embargo, aquella que lo hace, crece espectacularmente.

La cuarta gran característica de las start up es su vocación universal. Una empresa de nueva creación que crezca a un ritmo vertiginoso pero que se circunscriba solo a una determinada región no se puede considerar una start up, pues finalmente tendrá una expansión limitada a esa área.

Existen otros rasgos que no son inherentes a las start up pero que asociamos a ellas por ser comunes a los casos de éxito más reconocidos. Por ejemplo, tratarse de compañías ‘.com’, lo cual garantiza ese grado de universalidad que antes mencionábamos.

Otra de esas características que se les atribuye es tener un marcado carácter tecnológico en sus productos o servicios, normalmente fruto de proyectos llevados a cabo a base de I+D+i.

Los casos de éxito de las start up suelen tener un mismo destino: ser comprada por una cantidad millonaria por una multinacional, lo que contrasta con una inversión más bien reducida.

Algunos casos de éxito de compañías start up

Si hablamos de casos de éxito entre las start up, nos vienen a la cabeza inmediatamente dos de los principales portales de Internet: YouTube y Google. Actualmente no lo son porque tienen un modelo de negocio sostenible y ya muy elevado, pero en su momento sí lo fueron. Recordemos que los creadores de YouTube, Chad Hurley y Steve Chen, vendieron su portal por 1.650 millones de dólares, precisamente a Google.

A menor escala pero con un crecimiento exponencial en nuestro país, podemos hablar de BuyVip, un club de compras privado con descuentos agresivos que fue comprado por Amazon, o de Tuenti, una red social inspirada en Facebook pero más orientada al público adolescente que fue adquirida por Telefónica.

Imagen: svilen001 en Sxc.hu

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *