9 trucos para mantenerte enfocado en tus metas

Si hay algo que normalmente nos sucede a todos tarde o temprano, es el hecho de perder el “foco” o más comunmente dicho, despistarnos. Es muy importante fijarse metas y realizar los pasos necesarios para alcanzarlas, ya que si no lo hacemos lo más probable es que pase el tiempo y nos sintamos como que no estamos llegando a ningún sitio, ya sea en términos de trabajo, ganancias, estudios, familia, etc.

Si constantemente te distraes y no consigues alcanzar las metas que te propones, aquí tienes 9 trucos que te ayudarán a mantenerte enfocado en tus metas:

1. Concéntrate sólo en 2 o 3 objetivos

Si normalmente tienes problemas para mantenerte firme y hacer las cosas que te propones hacer, puede ser que tengas demasiados frentes abiertos. Párate durante un minuto y analiza cuántas tareas o trabajos tienes pendientes actualmente y selecciona los 2 o 3 más importantes. No te plantees más objetivos hasta que estos estén completos, o hasta que las prioridades de tu vida cambien drásticamente y estos objetivos ya no reflejen lo que quieres conseguir en la vida.

Suele suceder que nos quedamos pensando en todo lo que tenemos que hacer y el simple hecho de pensar nos paraliza y al final no hacemos nada. Es mucho mejor reducir las “tareas” y lanzarse a completarlas una tras otra, intentando que el momento presente sea lo más importante. Créeme, por empezar más cosas a la vez, no las vas a terminar antes.

 

2. Construye un tablero con tu visión y tus metas

Un tablero con tu visión nos es más que usar el típico tablero de corcho que sirve para pinchar papeles con chinchetas. En lugar de pinchar cualquier cosa, lo vamos a rellenar colocando fotografías que representen las metas que queremos alcanzar. Ya sea una casa nueva, un coche deportivo o millones de euros, esto nos ayudará a visualizar nuestras metas con mayor claridad, lo que inevitablemente nos inspirará y motivará para actuar con coherencia a nuestros pensamientos.

Además, sirve para recordarte cuales son tus metas cada vez que lo mires, por lo que es importante que lo coloques en algún lugar en el que pases buena parte del día, como por ejemplo en la oficina o sino, en tu habitación, para que lo puedas ver cada vez que te acuestas y te levantas.

 

3. Crea hitos

Es muy posible que nos marquemos unas metas demasiado grandes y al no poder alcanzarlas en poco tiempo, perdamos el interés y finalmente abandonemos nuestras preciosas metas. La solución a este problema pasa por desmenuzar nuestra gran meta en otras más pequeñas y mesurables a corto plazo. De esta manera podemos ir avanzando y a la vez ir obteniendo pequeñas recompensas, es como cuando hacemos un largo viaje en coche, vamos pasando pueblos y ciudades hasta que llegamos a nuestro destino final.

 

4. Crea un plan de acción

Si creamos un plan de acción para conseguir nuestras metas, estas será mucho más fáciles de conseguir. Todo lo que tendremos que hacer es seguir las acciones que nosotros mismos hemos planeado. El mejor momento para trabajar en nuestro plan de acción es cuando se establecen los objetivos, ya que es en este momento cuando nuestra motivación es más elevada.  Por lo general, si creamos el plan de acción inmediatamente, nos ayudará a empezar con más ganas  y un impulso positivo mayor.

 

5. Haz un seguimiento de tus resultados

Es importante hacer un seguimiento de lo que se hace, porque de lo contrario se puede tener la sensación de que lo que uno está haciendo no sirve de nada. Por lo tanto, cada vez que se trabaja en un objetivo es importante identificar un par de formas de medir el rendimiento y luego ir comparando los datos cada día o cada semana. Estos datos son la conexión con el objetivo final, porque te ayudan a saber si estás en el camino correcto o si por el contrario te estás desviando de tus objetivos y debes modificar la forma en como haces las cosas. Es como si por ejemplo nuestra meta fuera perder 10 kg en 3 meses; una forma de medir los avances es llevar un registro de nuestro peso diario. Así podremos tener una visión general del funcionamiento de nuestra dieta. O si nuestro objetivo es conseguir 100 ventas al mes, sería muy importante registrar cuántas ventas hacemos al día, de qué productos, si son los mismos clientes, etc, etc.

 

6. Rodéate de gente con objetivos parecidos a los tuyos

Tener amigos o conocidos que compartan las mismas metas que nosotros nos ayudará a recordarnos cuales son nuestros objetivos, nos marcarán cuál es el camino correcto cuando nos sintamos desmotivados y en definitiva será una ayuda para que la carga se haga más llevadera y mantener el rumbo en el objetivo.

 

7. Crea un diario documentando todo lo que haces para alcanzar tus metas

Crear un diario personal o un blog para documentar la búsqueda de tus metas y objetivos puede ser una experiencia incluso terapéutica. Muchas veces, dejamos de lado nuestras metas y objetivos porque nos sentimos frustrados a mitad de camino y no estamos seguros de que lo vayamos a conseguir. Sin embargo, cuando escribimos nuestros pensamientos, esto nos ayuda a tener claridad sobre nuestros problemas y ponerlo todo en perspectiva, renovando nuestro interés en el tema.

 

8. Se claro sobre el por qué quieres alcanzar tus metas

Si renuncias a tus metas cuando estás a medio camino, tal vez sea porque nunca fueron unos objetivos realmente importantes para ti. Si es algo que realmente te importa, nunca deberías renunciar hasta alcanzar tus metas, sin importar lo duro que debas trabajar o los obstáculos que tengas hacer frente hasta alcanzar lo que te propongas.

Hay mucha gente que se lanza a probar  muchos negocios  nuevos para dejarlos de lado al cabo de 2 o 3 meses. Hay que buscar en el interior de uno mismo para averiguar por qué se hacen las cosas y cuales son las razones de ser de nuestras metas, ya que si por ejemplo cambiamos de negocio constantemente, puede ser que tengamos nuestros objetivos equivocados.

9. Aprende a decir no

¿Dejas tus metas a un lado debido a la influencia de otras personas? Está bien escuchar las opiniones de los demás, pero si debido a esto abandonamos todos nuestros sueños y metas,  es que algo está funcionando realmente mal. No puedes dejar tu vida en manos de los demás, tu vida tienes que vivirla tu mismo! Muchas veces por miedo a decirle que no a alguien, hacemos cosas que no nos gusta hacer o peor aun, dejamos de hacer cosas que nos gustan o nos llenan, simplemente por el peso que le damos a las opiniones de los demás.

2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *