El economista camuflado

Recientemente terminé de leer el libro “El econmista camuflado” y la verdad es que su lectura ha sido bastante interesante. Había oído hablar de él, pero no tenía una idea clara de lo
que me iba encontrar en el interior de sus páginas.

En un principio podemos pensar que nos va agobiar con términos complejos sobre economía, nada más lejos de la realidad. Precisamente, tal y como dice en su título, trata de la “economía de las pequeñas cosas”.

Empieza contándonos porque un café en la cadena Starbucks resulta tan caro en comparación a uno de una cafetería normal. Analizando que estas franquicias se encuentran por lo general en locales situados en las calles más céntricas de las ciudades o muy cercanas a entradas y salidas de metro. Nos explica como el precio del café va en ralación a lo que tienen que pagar por tener un local en esos céntricos lugares y como un apresurado viandante prefiere pagar más por un café que prácticamente le ponen en el camino a la oficina a otro que tendría que comprar en una cafetería que le desvía unos minutos de su ruta diaria.

Al igual que en este ejemplo Tim Harford nos va diseccionando diferentes situaciones de la vida cotididana y las va analizando desde el punto de vista de un economista.

De esta manera nos cuenta como para reducir el tráfico en una ciudad colapsada de coches, como es Londres, se llegó a la conclusión de que la manera más provechosa para alcanzar este fin era poniendo peajes a la entrada de la ciudad. Hecho que haría pensarse dos veces a los conductores el hecho de desplazarse en coche hasta el centro de Londres.

También nos analiza temas tan controvertidos como son la sanidad privada que se estila en EEUU, la sanidad absolutamente pública que tiene el Reino Unido y las compara con sistemas mixtos que utilizan algunos paises.

No deja la oportunidad de abordar un tema de candente actualidad como es la globalización, la reducción de costes que se dan en países asiáticos como es China y porque para aquellas personas que estan (o estaban) sumidas en la más absoluta pobreza, la llegada de multinacionales que pagan sueldos bajos (para nosotros) y que en cambio pagan buenos sueldos (para ellos) ha supuesto una revolución que ha desencadenado en uno de los mayores crecimientos económicos de las últimas décadas.

El libro en general me ha parecido ameno. Únicamente en algunos capítulos del principio la lectura se hacía algo farragosa. Los capítulos más interesantes son los que el autor relata sus viajes, como pueda ser a Camerún y nos explica de primera mano la absoluta corrupción que reina en el país.

Así como cuando nos comenta su viaje a China, en concreto la China más subdesarrollada y pobre, explicándonos lo felices que se encuentran los chinos que trabajan en las multinacionales que a ojos de los occidentales “explotan” a los pobres trabajadores chinos. Es curioso como explica que estas multinacionales, a pesar de que velan por sus propios intereses, aportan una gran ayuda al país en materia de desarrollo e industria. Los trabajadores que pasan a trabajar en estas empresas, aumentan su salario respecto a trabajar en el campo, aprenden nuevas formas de trabajo, se forman continuamente y lo que es más importante, luego muchos de ellos adoptan todo lo aprendido para crear sus propias empresas y generar más trabajo aun. Sin duda, todos estos temas son algo que tienen sus dos caras de la moneda.

En fefinitiva, un libro recomendable y de lectura amena.

 

 

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *