Préstamos de personas a empresas, con futuro en Internet

Si hace poco hablábamos del nuevo fenómeno de préstamos entre personas como una posible solución a la falta de crédito por parte de la banca tradicional, este sistema de financiación alternativo ha dado un paso más: ya ha surgido el fenómeno de préstamos de personas a empresas, llamado crowdlending.

Según este método, cualquier persona se puede convertir en inversor, haciendo aportaciones económicas desde 20 euros a empresas que soliciten un préstamo para sus actividades económicas. El pequeño inversor decide qué proyectos decide financiar y con qué cantidad. El tipo de interés se suele fijar mediante subasta entre los propios inversores.

El crowdlending es todavía un concepto poco conocido en España pero cada vez está contando con más adeptos. En otros países como Reino Unido se trata de un sistema de financiación bastante consolidado. Por ejemplo, la plataforma Funding Circle lleva cerca de 129 millones de libras financiados. En España, por su parte, el camino lo está abriendo la compañía Arboribus.

Uno de los secretos del éxito crowdlending es su asentamiento en Internet. Las plataformas que gestionan estos préstamos cuentan con oficinas online intuitivas y sencillas de manejar, de modo que los usuarios, tanto los inversores como las empresas financiadas, tienen información puntual de su cuenta en cada momento.

Ventajas del crowdlending

Pero, ¿cuáles son las ventajas para que este novedoso sistema de financiación se vaya abriendo paso en el mundo empresarial?

Para quienes prestan dinero, el crowdlending representa una forma sencilla y segura de ganar dinero. No es más que una inversión económica que, sin embargo, suele dejar un interés mayor que el recibido con los depósitos bancarios. El tipo de interés medio suele estar en torno al 6%.

Por otro lado, para las empresas es una bombona de oxígeno en estos tiempos en los que el grifo del crédito se ha cerrado por parte de los bancos tradicionales, inmersos en problemas internos y de balance. De esta forma, las compañías que solicitan un préstamo a través del crowdlending ganan independencia y, en ocasiones, se benefician de tipos de interés más bajos que los de otras entidades financieras y crediticias.

El sector del crowdlending aún está despegando, por lo que el abanico de empresas que se dedican a ello es reducido, aunque a buen seguro surgirán nuevas y esa competencia hará que las condiciones sean aún más ventajosas.

Imagen: svilen001  en SXC.hu

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *