Ventajas y desventajas de las franquicias

En época de crisis, muchos emprendedores se preguntan cuáles son los modelos de negocio más seguros. Por encima de la rentabilidad, se valora la confianza y la certeza de que la inversión que se realice tendrá retorno, aunque éste no sea tan elevado como en otras coyunturas económicas. Pues bien, muchos expertos coinciden en que las franquicias son casi siempre una apuesta segura.

Según indica el último informe de la Asociación Española de Franquiciadores, ‘La Franquicia en España’, este modelo de negocio goza de muy buena salud a pesar de las dificultades de la economía. Si bien es cierto que la facturación se redujo un 1,5% respecto a 2011 debido a la contención del gasto de los consumidores, el número de establecimientos abiertos creció un 2,5% y se generaron 5.641 puestos de empleo más que el año anterior.

Sin embargo, hay que tener claro que las franquicias no son soluciones infalibles y que su éxito depende de muchos factores. Estas son algunas ventajas e inconvenientes de este modelo de negocio.

Ventajas de las franquicias

  • Tienen un riesgo menor. El emprendedor no tiene la misma incertidumbre que si se empieza de cero. De hecho, si esa marca cuenta con franquicias es porque su modelo de negocio ya está funcionando.
  • El emprendedor se beneficia del know-how y del desarrollo tecnológico de la franquicia.
  • La publicidad y el marketing corren a cargo de la marca. Las campañas que se lanzan a gran escala repercuten también en tu propia promoción.
  • Las marcas suelen llevar a cabo programas de formación para sus franquiciados y en todos los niveles de la cadena productiva: desde encargados a dependientes y otros tipos de empleados.

Desventajas de las franquicias

  • El poder de decisión en tu negocio es más limitado, pues las líneas maestras vienen marcadas por la marca. De esta forma, la capacidad innovadora se reduce y en todo caso cualquier iniciativa original debe ser aprobada por la matriz. El margen de maniobra en cuanto a precios y promociones también es reducido.
  • Los gastos que el franquiciado debe desembolsar en concepto de derechos de entrada y royalties. Estos últimos se suelen pagar mensualmente, trimestralmente o con otra periodicidad acordada con el franquiciador. No obstante, no siempre se puede considerar una desventaja pues el importe por los derechos de entrada suele ser en muchos casos inferior a la inversión que habría que hacer desde cero, y los royalties que se abonan se corresponden con otros servicios y conceptos más intangibles, como publicidad, formación, etc.

Imagen: linder6580 en Sxc.hu

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *