Publicidad online: ¿una solución real para ganar dinero en Internet?

En post anteriores nos hemos centrado en la tarea de monetizar un blog, repasando las diferentes técnicas utilizadas para conseguir este fin. Ahora nos centraremos en una en concreto, la publicidad online en tu sitio web, desmitificándola en algunos casos y orientándola a un enfoque más adecuado en otras situaciones.

La publicidad online que puedes disponer en tu página web puede provenir de diferentes fuentes. Por un lado, la más sencilla de implementar es la del Pay Per Click, principalmente a través de Google AdSense. El principal inconveniente de este sistema es que se necesita un tráfico de visitas muy alto para alcanzar una cifra medianamente aceptable. Carlos Bravo, CEO de Coguan, estima que una web que recibe 100.000 visitas mensuales podría llegar a ingresar en el mejor de los casos 150 euros.

Por otro lado, un método más adecuado para introducir publicidad online en tu web o blog es la de vender directamente el espacio al anunciante. En ese caso deberás contactar con empresas relacionadas con tu temática y convencerles de las ventajas de anunciarse en tu web. Para ello deberás realizar un dossier explicando el perfil de los usuarios (edad, procedencia, etc.), así como las tarifas disponibles y otros datos de interés.

Publicidad online: publirreportajes y otras alternativas

Otro tipo de publicidad online aún más recomendable es el publirreportaje. Muchas empresas están más predispuestas a desembolsar dinero por esta modalidad, que en apariencia es un reportaje informativo y su mensaje cala más fácilmente en el lector y potencial cliente. Ese publirreportaje tendrá aún más fuerza si se realiza en vídeo, de modo que también pueda ser distribuido en otros canales como YouTube.

Pero sin duda, la mejor manera de conseguir ingresos desde tu web es la de vender otros productos o servicios y buscar la convertibilidad de tus visitantes: llegan como lectores y tras conocerte, se convierten en clientes. En otras palabras, lo más adecuado es usar tu web como un medio para vender tus productos, en vez de concebirla como un fin en sí mismo.

La publicidad online puede ser un extra a tus ingresos, pero deberían estar en un segundo plano y, sobre todo, no dañar la imagen de tu sitio web. Si tus anuncios son demasiado invasivos o molestos, la imagen de la página se resentirá y el visitante se marchará.

photo credit: Arturo de Albornoz via photopin cc

One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *