Cuándo lanzar ofertas en tu negocio: ventajas y desventajas

lanzar ofertas en tu negocioSi tienes un negocio de venta al público, muchas veces te habrás preguntado cuándo es el mejor momento para lanzar ofertas y para qué. A ningún comerciante le gusta tener menos beneficios porque sí, pero hay momentos en los que esto está justificado, pues se produce un efecto beneficioso como contrapartida. Aquí te mostramos de forma clara y concisa cuándo una oferta nos puede reportar ventajas y cuándo inconvenientes.

Situaciones en las que lanzar ofertas trae ventajas

Uno de los momentos donde la ventaja de lanzar ofertas es clara es en los arranques. Si eres emprendedor y quieres dar a conocer tu empresa nueva o un producto desconocido hasta el momento, la mejor manera de que los clientes se interesen por él es con descuentos en el precio. Pero ojo, si el producto es nuevo pero ya hay una gran expectación por él, no hace falta bajar el precio porque el interés ya existe. Lo hemos visto en un caso paradigmático: la salida al mercado del iPhone 5, donde no hubo precisamente precios de oportunidad.

Lanzar ofertas también es un buen recurso de marketing para arrebatar clientes a la competencia: con los descuentos, habrá un trasvase de clientes hacia tus productos. La maniobra de promoción ha de ser temporal pero debe ir seguida después de una labor de fidelización.

Un momento muy interesante para lanzar ofertas es cuando percibas que se pueden producir compras impulsivas: habrá menos beneficio, pero a cambio se producirá un aumento considerable de las ventas. Este hecho se suele dar en fechas señaladas o en las páginas web de descuentos agresivos, como Groupon o LetsBonus.

Y otra situación clara para lanzar ofertas es en periodos de liquidación donde, lógicamente, es mejor vender a precios bajos que no vender nada y tener que deshacer el stock ‘gratis’.

Inconvenientes de lanzar ofertas a destiempo

Sin embargo, lanzar ofertas no siempre trae consecuencias positivas. Si en el momento de crear tus promociones no se da alguna de las anteriores situaciones, es mejor que no lo hagas porque:

  • El beneficio neto, que sería mucho más bajo o nulo, no generaría ningún efecto positivo como contrapartida, ni a corto ni a largo plazo.
  • Lastra la imagen de tu empresa o tu artículo. Aunque parezca banal, muchos clientes consideran bueno o malo un producto o servicio en función del precio: si es barato, es malo; si es caro, es bueno. Por tanto, no les des motivos injustificados para que te valoren negativamente.

Imagen: Lockheed en Sxc.hu

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *